Guía para redactar de manera exitosa un curso E-learning



Guía para redactar un curso e-learning

Recordemos que el objetivo principal de un curso virtual es el aprendizaje y para ello es necesario comunicar de manera objetiva, clara, concisa y amena la información, de este modo se logra un contenido fácil de procesar y que propicie la reflexión y motivación en el usuario para que este adquiera de manera exitosa el conocimiento integrado al curso. Tengamos presente que aunque se cuente con recursos audiovisuales de apoyo y otros elementos gráficos, el texto suele ser el elemento principal.

En esta guía te sugerimos 8 criterios fundamentales para desarrollar de manera exitosa la redacción y mantener la atención de los usuarios frente al contenido textual de un curso e-learning.

1. Define la audiencia


Se debe conocer el público objetivo, analizando factores como edad, nivel de escolaridad, profesión u oficio. De esta manera se puede determinar cuál es el tipo de lenguaje más apropiado al escribir.


2. Establece el objetivo


Determinar el objetivo de aprendizaje del curso permite establecer las estrategias que deben implementarse para mantener la atención del usuario e incentivar su formación.


3. Elige títulos directos y llamativos


Se sugiere utilizar títulos cortos (menos de 70 caracteres), con palabras que llamen la atención, no utilizar únicamente mayúsculas, manejar un lenguaje general y no excederse en el uso de signos de puntuación.


4. Segmenta los contenidos


Se sugiere manejar los contenidos en un orden específico, el cual consiste en ir de lo general a lo particular, por ejemplo, de las afirmaciones o hechos generales a las conclusiones particulares.

5. Emplea lenguaje coloquial


Un estudio realizado por la Universidad de Barcelona en el año 2010*, asegura que el lenguaje coloquial agiliza el aprendizaje, ya que permite que el texto literario tenga sentido dentro de las necesidades o expectativas del estudiante, creando así una conexión entre su mundo, sus conocimientos y el contenido del texto. De esta forma se integra la redacción a las características culturales y educativas del usuario. Es por esto que se sugiere hablar en un lenguaje sencillo e informal, evitando tecnicismos, a menos que sea estrictamente necesario y el tema los exija.


6. Explica términos nuevos


Al mencionar por primera vez un término nuevo en el contenido, este se debe explicar y definir de manera clara para que el usuario se apropie del concepto. Este criterio también aplica para el uso de acrónimos y siglas.

7. Destaca las ideas clave


Se pueden destacar las palabras o ideas clave de un texto con el uso de negrita o acompañando las oraciones con frases que acentúen su importancia como lo son: Recuerda que… Nota:... ¡Importante!, etc.

8. Utiliza ejemplos


Los ejemplos permiten que los usuarios no solo entiendan mejor sino que también recuerden conceptos, esto se da por medio de la familiarización de situaciones o contextos con los que la mayoría se pueden sentir identificados.

Poner en práctica estos consejos ayudará al usuario en su proceso de aprendizaje y a su vez te permitirá estandarizar la estructura comunicacional de los cursos que realices.



*Estudio realizado por la Universidad de Barcelona):

http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/17184/1/Kovalenko_Del_discurso_literatio_al_registro_coloquial%5B1%5D.pdf

Koideas - Laura Tobón - Comunicadora

Antes de que retomes tus labores, te tenemos una invitación imperdible: