Desaprender: un salto a nuevos aprendizajes



Desaprender, a simple vista, parece ser un término contrario al aprendizaje por su prefijo negativo (des) pero de hecho es uno de los conceptos más importantes para el proceso de adquisición de nuevos conocimientos.


Gracias a la transformación repentina -y esperemos que temporal- de nuestra forma de vida con la llegada del COVID-19, nos ha tocado adaptar nuestra existencia a nuevas maneras de ver, escuchar, sentir y experimentar la vida. El ser humano siempre se ha visto expuesto a cambios como estos, y es allí dónde radica el concepto de “desaprender”, en la capacidad que tenemos los seres humanos -por naturaleza- para transformar conocimientos previos, muy de la mano también con nuestra motivación de supervivencia.


Desaprender es olvidar, sin embargo, esto no implica que dejemos la mente totalmente en blanco, por lo contrario, nos invita a descartar, cuestionar o renovar hábitos, creencias, miedos y prejuicios que no nos permiten alcanzar la flexibilidad necesaria para beneficiar nuevos procesos de aprendizaje. Es abandonar la “zona de confort” para entrar en una zona de constante reaprendizaje.


Podríamos decir que el reto para muchas personas y empresas durante estas épocas será dejar los conocimientos, las estrategias y los procesos que funcionaban hasta hace algunas semanas pero que ahora se ven desafiados por la situación, para dar paso a nuevas formas de ver su vitalidad como empresa, y en el caso de las personas, sus rutinas diarias a nivel laboral y personal. ¿Difícil? Sí, es un proceso complicado por muchos factores, pero es necesario para lograr sobrevivir en tiempos que exigen un replanteamiento de lo que ya teníamos “asegurado” o muy establecido en nuestro cerebro.



0 vistas
Koideas Contenidos S.A.S.