Técnicas para redactar el contenido de tu curso virtual

September 5, 2018

 

El contenido escrito de un curso virtual siempre debe mostrarse organizado y planificado ya que este es un soporte pedagógico.

 

Para que nuestro curso cumpla los objetivos, no solo basta con elementos gráficos, música y locución. Es importante reforzarlo con contenido escrito que sea didáctico, ameno y fluido.

 

El usuario debe involucrarse desde la lectura, los textos deben ser abiertos a la reflexión y retando su pensamiento crítico. Por eso es importante conocer algunas técnicas para redactar contenido en el aprendizaje virtual.

 

Textos claros: los textos deben ser precisos y con un mensaje concreto, ideas principales sobre la información que queremos que el estudiante procese.

 

Debemos usar un lenguaje puntual y conocido, si a petición del contenido debemos usar terminología elaborada y tecnicismos, es ideal proporcionar sinónimos o explicaciones cortas de su significado y así evitamos confundir al usuario, fracasando en el objetivo.

 

Apelar a la emoción: El curso se debe vender al estudiante como una herramienta de aprendizaje exitosa y para esto funciona la emoción. Las personas se dejan llevar por necesidades emocionales y a esto es lo que el contenido debe apuntar.

 

Inyectando emoción a las palabras, con un lenguaje sencillo y cercano, propiciamos una relación con el usuario, para captar su atención desde la emoción; ayudando así a mantener el interés en el curso. 

 

Usar ejemplos: Los ejemplos o casos prácticos que nos apoyen el contenido del curso, aportan una dinámica que conecta al usuario.

 

Muy ligado a la emoción, proporcionarle al estudiante ese momento experiencial, hace que la información que le estamos entregando se aprenda de mejor manera.

 

El usuario debe confiar plenamente en lo que le estamos contando y por eso es vital que estos casos prácticos permitan describir problemas puntuales y su solución. Esto genera credibilidad en la información y en el curso.

 

Llamar a la acción: Para sostener la conexión del usuario con la información, además de no dejar escapar la atención, los llamados de acción son importantes dentro de la redacción del contenido.

 

Las instrucciones además de clarificar la navegación del curso persuaden al estudiante para que se involucre con la información.

 

Estas deben destacarse dentro de los textos y con ayudas visuales como colores, tamaños, formas, y botones de acción; indicando específicamente al estudiante qué es lo que debe hacer.

 

Cantidad no es calidad: En un curso virtual debemos saber muy bien cómo depurar la información escrita que le vamos a entregar al usuario.

 

Un mayor volumen de texto no generalmente nos garantiza el aprendizaje. Por esto se debe seleccionar cuidadosamente la información, con ideas y conceptos claves.

 

Conviene también establecer máximos y mínimos para encontrar una uniformidad en la manera que esta se va a ver. Utilizar el material escrito adecuado nos garantiza un curso virtual exitoso.

 

Orden textual: La redacción del contenido para tu curso virtual debe mantener una estructura organizada, que además de facilitar la navegación clarifique los conceptos.

 

La lectura del usuario debe ser guiada a la búsqueda del conocimiento, por eso es importante organizar la información con textos principales que expliquen el contenido, textos clave que resalten fragmentos, palabras o conceptos y textos síntesis que recojan información importante y se muestren como un pequeño resumen.

 

Hay tips imprescindibles al momento de redactar un curso virtual y por eso aquí también te los recordamos:

 

  • Una excelente ortografía, para construir una relación de confianza y credibilidad con el usuario en cuanto a la información que le estamos entregando.

 

  • Uso de mayúsculas y minúsculas, puntuación y conectores.

 

  • Incluir preguntas en el texto para cuestionar al estudiante y conectarlo con el contenido.

 

  • Evitar sobrecargar los párrafos y apoyarlos con ayudad visuales.

 

  • No pasar por alto una buena tipografía que sea fácil de leer en pantalla.

 

  • Dejar espacio entre líneas para contribuir a que el recorrido visual y la lectura del usuario sea fácil.

 

En la educación virtual el contenido escrito es un recurso vital que debe ser dinámico, interesante y de fácil comprensión. Aplica estas técnicas y garantiza así el éxito de tu curso.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Koideas Contenidos S.A.S.