La formación virtual ¿estrategia o herramienta?


Cuando en las organizaciones se comenzó a implementar la Formación virtual, se vendió a los altos directivos como la solución al problema, la estrategia que se necesitaba en la empresa para sus procesos de formación, y después de algunos años se ha encontrado que la educación virtual NO ES LA ESTRATEGIA, ES UNA DE LAS HERRAMIENTAS.

Esta nos ayuda con diversos retos en los procesos de formación y en la gestión del conocimiento. Si como organización no tenemos una estrategia clara, nuestros procesos virtuales pueden fracasar.

Cuando las empresas comienzan definiendo la formación virtual como el todo, usualmente encuentran en el camino obstáculos importantes que se pueden evitar, si desde el principio se plantean estrategias claras.

Si lo miramos de una manera muy pragmática, la empresa debe definir su manera de hacer las cosas. Son las organizaciones quiénes deben establecer el cómo y los aliados o proveedores, seguir estas instrucciones.

Cuando no lo hacemos de esta manera, cada proceso de formación queda con el sello del proveedor y no de la empresa.

De una menara muy simple podemos comenzar con algo. A continuación, te damos unos pasos, que te sirven como una guía de arranque para iniciar de la manera correcta. Nos enfocaremos en los procesos de formación, pues la gestión del conocimiento es un campo más amplio.

1. Modelo pedagógico: Define en la organización cómo quieres que tus empleados aprendan, qué metodologías son las que como compañía utilizarán. Se debe empezar con algo muy básico, pues en la medida que lo complejizamos, dejamos de aplicarlo.

Es mejor una victoria temprana, que un documento muy robusto que finalmente no es aplicado.

De acuerdo como lo plantea la editorial Magisterio: “Todo modelo pedagógico se estructura a partir de la articulación de tres componentes básicos:

Componente teórico: dentro de él se incluyen los paradigmas y fundamentos asumidos como referentes del proceso de enseñanza/aprendizaje.

Componente metodológico: describe los contenidos del modelo. Por tanto, alude al docente, a los estudiantes, a la organización del conocimiento, a los objetivos de aprendizaje, a los contenidos, a las estrategias, a las didácticas y a los procesos evaluativos.

Componente práctico: contempla el planeamiento y validación práctica del modelo, su implementación, clarificación de los fines y las premisas y fases o etapas que contiene y deben trabajarse.

Tomado de: https://www.magisterio.com.co/articulo/que-es-un-modelo-pedagogico

Te invitamos a definir desde la organización cuáles serán los lineamientos que aplicarán y como lo harán, este es un insumo clave para que los proveedores o aliados entiendan mejor la forma, en la cual la compañía enfoca su aprendizaje.

Además, que puedan implementar las metodologías y las tendencias a este modelo y en la medida que seamos más claros con nuestros empleados y expliquemos el cómo y el por qué se está dando la información de esa manera, tendremos más apropiación por su parte.

2. Malla curricular: Es el plan de capacitación que implementarás en tu organización, suena más complejo de lo que es. Pues se deben definir las áreas en las que se les debe formar a los colaboradores y los conocimientos asociados a cada una de ellas.

Si hacemos la analogía: una carrera universitaria sería la empresa, las escuelas de formación corresponderían a las áreas de conocimientos y las materias serían los cursos.

Estos cursos se pueden hacer en diversas metodologías (virtual, presencial o blend).

Según Ernesto Yeturralde “La malla curricular es un instrumento que contiene la estructura del diseño en la cual los docentes, maestros, catedráticos abordan el conocimiento de un determinado curso, de forma articulada e integrada, permitiendo una visión de conjunto sobre la estructura general de un área”.

Tomado de: http://www.mallacurricular.com/

Esto nos permite ser más claros con nuestros empleados, ellos podrán conocer porqué están haciendo determinado curso y enmarcado en que área.

Si deseas que te compartamos modelos de mallas curriculares puedes escribirnos.

Aunque después de tener definidas las mallas curriculares, debemos definir también los modelos de evaluación y la estructura de los procesos formativos. El solo hecho de determinar estos dos lineamientos, nos ayuda a dar inicio a una buena estrategia de formación empresarial.

En un próximo post compartiremos la segunda etapa, que debes tener en cuenta para continuar este proceso.


68 vistas
Koideas Contenidos S.A.S.