Medición en los procesos de formación


Hace algunos años, a las áreas de formación solo se les media por número de capacitaciones impartidas y número de personas impactadas. Con el crecimiento de las organizaciones y la búsqueda constante de obtener mayores beneficios, los gerentes de las compañías han comenzado a requerir informes de impacto y retorno a las inversiones de los procesos formativos. Es allí donde comienza el gran reto de las áreas de formación con la medición de indicadores.

Lo primero que pensamos desde la formación es: ¿debo medir el retorno a la inversión de todos mis procesos formativos?, y la respuesta es no. En ocasiones es más costoso medir este impacto que la misma capacitación, por eso es importante identificar, desde un principio, los proyectos claves que requieren este proceso de medición.

A pesar de no medir el ROI en todos nuestros proyectos, existen diversas variables importantes que podemos medir en un proceso formativo:

1. Medición de reacción: permite identificar qué tanto valor les generó la formación a las personas. Aquí se miden temas como logística, docente y espacio donde se realizó la capacitación.

Esta medida nos permite revisar y evaluar los docentes y los procesos de operación de las formaciones.

2. Medición del aprendizaje: son las preguntas evaluativas de los conceptos aprendidos durante la formación. Con este dato identificamos si con la formación logramos cerrar la brecha de conocimiento que queríamos.

3. Medición de transferencia o de conducta: esta medida nos permite conocer si hay transferencia de conocimiento, cambios o mejoras en las habilidades para el desarrollo del puesto de trabajo. Es decir, nos dice si las personas están aplicando lo aprendido en la formación.

Por eso, este dato se revisa un tiempo después de la capacitación y se determina si las personas aún recuerdan lo aprendido y lo aplican en su día a día.

4. Medición de impacto o de resultados: este indicador mide si las características que se querían mejorar con la capacitación tuvieron algún cambio después del proceso formativo. Esta medición tiene gran valor para la gerencia, pues permite mostrar, de una manera numérica, la efectividad de los procesos formativos.

Es probable que ya hayas hecho estos procesos de medición en alguna oportunidad. Las dos primeras variables usualmente se miden con las evaluaciones de los cursos y los exámenes que certifican conocimiento. Las dos últimas variables son un reto porque se debe encontrar la disciplina para comenzar a determinar los indicadores y hacerle seguimiento a la formación después de realizarla.

Si quieres comenzar a profundizar en estos temas, te recomendamos estudiar las metodologías planteadas por Donald Kirkpatrick, quien ha dedicado su vida a determinar los niveles de evaluación de formación.

En Koideas, desde el comienzo del desarrollo de nuestros cursos pensamos en los indicadores que queremos tener en cuenta al momento de evaluar la efectividad de los cursos. Puedes dejarnos un comentario si quieres profundizar en este tema.

Escrito por:

Catalina Trujillo Gerente general Koideas


0 vistas
Koideas Contenidos S.A.S.